Vallas de seguridad para piscinas

Tantos detalles marcan muchas diferencias




Déjelo todo en nuestras manos

No se preocupe en contactar y supervisar el trabajo de más de una empresa. Nosotros nos encargamos de todo: diseñamos, producimos y montamos las vallas de seguridad en su piscina.

Por supuesto, nos ajustamos a las necesidades de cada cliente sin importar el tipo de piscina a vallar, cumpliendo siempre a rajatabla con la normativa vigente en cada comunidad autónoma.


Agilidad en la instalación de las vallas

Nuestro taller nos permite fabricar las vallas a gran velocidad, sin tener que esperar a que lleguen piezas ni accesorios. Asimismo, la experiencia y la preparación de nuestros profesionales también contribuyen a que durante la instalación de las vallas de seguridad no se pierda el tiempo, para así poder ofrecerle un servicio especialmente ágil en lo que se refiere al vallado de su piscina.


Los mejores materiales para que las vallas duren

Para alcanzar el alto nivel de calidad que siempre nos exigimos en EXPOIBA, S.L., necesitamos contar con los mejores materiales. Realizamos nuestras vallas y sus accesorios en acero inoxidable y, aunque siempre dejamos que el cliente tenga la última palabra, aconsejamos encarecidamente la utilización de un acero AISI-316L, frente al más comúnmente utilizado AISI-304.

El acero inoxidable AISI-316L representa la calidad más alta. Vital para evitar que las vallas de las piscinas situadas en zonas costeras se oxiden debido al salitre, y también para garantizar una durabilidad máxima del vallado de cualquier piscina, esta vez tanto de zonas interiores, como costeras.


Seguridad total en el anclaje de las vallas

Para anclar las vallas en las piscinas, realizamos unos agujeros en el suelo de 12 a 15 centímetros, siempre dependiendo de si debajo hay por ejemplo un garaje, o si en cambio no hay nada más que suelo firme. Siempre tenemos esto en cuenta para evitar dañar aislante alguno.

Para anclar las vallas en dichos agujeros con la máxima firmeza, empleamos la resina dos componentes, llamada así al estar compuesta de resina líquida y arena, lo cual da lugar a una masa más compacta que aporta mucha seguridad en el anclaje.


Suave cierre de la puerta

Tanto por seguridad como por comodidad, instalamos un muelle retenedor en cada puerta de las vallas. Así cuando las puertas se sueltan, se cierran de forma lenta y suave, evitando que los niños puedan llevarse golpes, así como ruidos incómodos.


Vidrios de seguridad dobles en todas nuestras vallas

Utilizamos vidrios de seguridad en nuestras vallas para piscinas ya que así, en el caso de recibir fuertes golpes, ni caerían al suelo ni se harían añicos, evitando por completo que alguien pudiera cortarse. En el peor de los casos, simplemente se agrietarían de un modo similar al de las lunas de los coches.

Además, siempre instalamos dos vidrios de seguridad sujetos entre sí por gomas interiores que evitan el desplazamiento de los mismos. Preferimos no escatimar en cuestiones de seguridad.


2 Cerrojos en todas las puertas de las vallas de seguridad para piscinas

Todas las puertas de nuestras vallas de seguridad para piscinas llevan 2 cerrojos incorporados. El primero (diseñado de forma exclusiva por EXPOIBA, S.L.) hace que la puerta se cierre ella sola. El segundo en cambio, es un cerrojo manual convencional para poder cerrar la valla y que así los/as niños/as no puedan acceder a la piscina.


Cuidado en el acabado

La estética de la valla también nos parece muy importante. Por eso tenemos en cuenta detalles como el color de las baldosas que rodean a las piscinas, y aplicamos cemento cola del mismo color para que el acabado de las vallas de seguridad conviva en armonía con las piscinas.

También tenemos en cuenta otros detalles visuales. Por ejemplo, no hacemos las puertas de vidrio, sino que las hacemos con chapa perforada de acero inoxidable para que de un simple vistazo cualquiera pueda diferenciar la puerta del resto de vallado de seguridad.